¿Qué son aguas grises y por qué deberías reutilizarlas?

¿Dónde va realmente el agua que utilizas cuando te duchas?

El agua que utilizamos en la vida cotidiana tras su uso, normalmente pasa a ser agua residual y se recoge en el alcantarillado de tu ciudad, para conducirla hasta las estaciones depuradoras, pero en realidad algunas de ellas pueden ser tratadas como aguas grises. Serían todas aquellas provenientes de las duchas, baños y lavamanos, excepto aquellas que provienen del inodoro. En realidad las aguas grises suponen el 50% del total del agua consumida en el ámbito doméstico.

Las aguas grises, a diferencia de las aguas residuales (también llamadas negras, servidas o fecales), tienen una baja concentración de materia orgánica y sólidos en suspensión, por el contrario contienen una alta concentración de productos químicos fosfatados y clorados procedentes de detergentes y jabones.

Este tipo de agua, que a primera vista nos resulta inservible, puede ser reutilizada tanto para cargar la cisterna del WC como para agua de riego en jardines.


¿Cuánta agua consumimos?

Según la normativa de referencia, el consumo medio que genera una persona al día es de 28 litros en el ámbito doméstico, pero este gasto aumenta hasta los 69 litros al día cuando esta se aloja en un hotel de 5*.

Si tenemos en cuenta que toda esa agua consumida pasa a ser residual, y que podemos recuperar hasta un 50%, el ahorro representa una cantidad considerable y se reduce considerablemente el impacto medioambiental.

 

¿En qué consiste entonces su regeneración?

Básicamente el tratamiento consta de cuatro fases divididas en diferentes depósitos o compartimentos:

  1. Filtrado: Las aguas grises aunque están exentas de sólidos, siempre contienen pequeños deshechos como pelos, plásticos, detergentes… estos se filtran en un primer desbaste de manera mecánica.
  2. Tratamiento: Se realiza un tratamiento biológico para la oxidación de los elementos mediante aportación de aire y a la generación de microorganismos aeróbicos.
  3. Filtrado mediante membranas: Se realiza de nuevo un filtrado para eliminar posibles deshechos de jabones o elementos químicos.
  4. Cloración y acumulación: Por último se trata el agua para poder tenerla acumulada hasta su reutilización.
 

En este aspecto, Talat ha trabajado en distintos proyectos en los que se incluía la regeneración de aguas grises, tanto en el ámbito residencial (Viviendas en Sol de Mallorca – Calvià, Viviendas en Colonia de Sant Pere…) como hotelero, (Hotel Caleia Talayot SPA  en Cala Millor), con el diseño de una red independiente de aguas grises para su regeneración y posterior reutilización.

Fuente: Talat  –  Sistema de regeneración de aguas grises enterrada, en Viviendas Sol de Mallorca.

En Talat trabajamos día a día para respetar el Medio Ambiente, y hoy en concreto, día mundial del agua, queremos concienciarte de lo importante que es ahorrar al máximo este valioso e indispensable bien escaso para el ser humano.

Recicla las aguas grises de tu hogar para volver a usarlas y únete al plan para salvaguardar los recursos hídricos del planeta para un desarrollo sostenible.

Contacta con nosotros para más información sobre sistemas de regeneración de aguas.