TALAT

ventajas instalaciones integrales

En una obra nueva, las instalaciones integrales representan la mejor opción para realizar todos los trabajos necesarios en este tipo de proyectos, sobre todo porque ofrece ventajas considerables frente a otras alternativas, como contar con distintas empresas para cada tipo de instalación o abordar los trabajos en fases diferenciadas por instalaciones, con compañías distintas para cada una.

En Talat hemos comprendido desde el primer momento que un servicio personalizado, competitivo y de calidad pasa por acompañar a los clientes en cada fase de la construcción. Por eso estamos presentes desde el diseño de la idea hasta la elaboración de planes de acción o la ejecución práctica de los planes planteados.

Esto no es viable (al menos bajo los estrictos estándares que nosotros consideramos) si no se planifican instalaciones integrales. Para entender este planteamiento, es imprescindible conocer todas las ventajas que nos ofrecen.

Las instalaciones integrales ahorran tiempo y dinero

Son dos de los factores más importantes a la hora de valorar si un proyecto se ha llevado a cabo con éxito o si no se han alcanzado los objetivos.

Realizar una obra nueva en el menor tiempo posible y, sobre todo, con el presupuesto ajustado y sin sobrecostes, es sinónimo de haber optimizado recursos.

Las instalaciones integrales unifican la gestión de todo el trabajo en una empresa especializada, así se minimizan los tiempos de ejecución y también los costes asociados a cada acción.

A menudo las instalaciones dependen de trabajos complementarios que deben llevar a cabo profesionales con otra especialización. Centralizar todo bajo una misma empresa que pueda coordinar los trabajos para que no haya parones y se avance continuamente, es la mejor estrategia para cumplir plazos estimados o incluso recortarlos si es posible.

A nivel económico la ventaja es evidente. Se obtiene un presupuesto más ajustado al incluir todos los trabajos relacionados con cada instalación en un mismo proyecto, frente a la alternativa de solicitar presupuestos individualizados para cada tarea.
Muchos desajustes presupuestarios están relacionados con la contratación de servicios de instalación externos y especializados en un solo ámbito. No están planteados dentro de un proyecto global y, por tanto, no es posible beneficiarse de una óptima relación de calidad-precio. El servicio integral siempre será más económico.

Permiten un seguimiento completo y continuado

Una obra nueva tiene que abarcar muchísimas acciones hasta la entrega llave en mano de todo el trabajo.

Si se deriva la gestión de todo ello a una sola empresa especializada, de calidad demostrada y de confianza, se garantizan unas mejores condiciones de seguimiento.

Es la estrategia que se ha consolidado como la más recomendable, en lo que respecta a dejar este tipo de proyectos en manos profesionales, con la ventaja que siempre aporta tener a responsables dedicando un seguimiento exhaustivo de cada fase, de cada tarea o trabajo, para que en conjunto todo mantenga un equilibrio perfecto acorde a los objetivos.

Por descontado, siempre existe la alternativa de contar con diferentes empresas altamente especializadas en cada servicio.

En una obra nueva se requieren instalaciones muy variadas como la de la electricidad, toda la fontanería, la climatización o ventilación contratada, etc. Si se aborda con empresas independientes, lo que se tiene son muchos frentes a los que hay que prestar la mayor dedicación posible, a veces de una forma bastante complicada de coordinar.

En lugar de tener tantos frentes, la instalación integral ofrece una solución conjunta ideal, en la que todo puede organizarse de forma consecutiva, encajando perfectamente cada pieza, cada trabajo profesional que se necesite.

Con instalaciones integrales se consigue un rendimiento optimizado

En las instalaciones integrales la parte gestora conoce y se encarga de todo el proceso. No hay lagunas, no hay profesionales externos con su propia agenda de trabajo, no hay dependencias de otras empresas.

Por ello, el sistema de una instalación integral permite obtener niveles de productividad mucho mayores, dado que se trabaja de forma uniforme y bajo una única gestión, con lo que el rendimiento global de toda la obra mejora considerablemente.

Esto es muy notable en la disponibilidad de profesionales y en la recepción de materiales o materias primas con los que trabajar.

Apoyarse en un equipo integrado ayuda a una planificación perfectamente coordinada, porque se puede plantear desde el inicio del proyecto. No hay retrasos, no hay imprevistos relacionados con estos factores y todas las instalaciones pueden desarrollarse optimizando el rendimiento al máximo.

Unas instalaciones que, además, muchas veces funcionan de forma conjunta, dado que en varios aspectos dependen entre sí. Cuando se han aplicado sobre un inmueble nuevo de forma integral, en equipo, se tiene en cuenta esta dependencia y se hace todo lo posible para que los residentes disfruten de los servicios que requieren con la mayor precisión, eficiencia y durabilidad que sea posible.

Estas son algunas de las muchas ventajas que tienen las instalaciones integrales. En Talat siempre optamos por un servicio personalizado, un trabajo adaptado a las necesidades de cada cliente y a cada proyecto. Por ese motivo, seguro que en tu caso podemos también ofrecer los máximos beneficios de cualquier instalación integral que necesites.

Contacta con nosotros e infórmate sobre las opciones de instalaciones integrales que puedes aprovechar, gracias a nuestro amplio equipo de especialistas.

Leave a Comment

Rellena este breve formulario para descargar nuestro PDF